Anna Heringer o el poder de la arquitectura local (y verde)

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Si te gusta la arquitectura –y, especialmente, su variante más verde–, te sonará el nombre de Anna Heringer. Es una de las profesionales más reconocidas del mundo, sobre todo por cómo usa e integra en sus obras los materiales de las comunidades con las que trabaja, fomentando la economía local y protegiendo el entorno.

Para intentar minimizar la huella medioambiental de sus construcciones, Heringer apuesta por usar materias primas que se encuentren cerca del lugar donde se van a levantar: tierra y barro, bambú, paja… materiales que no dependan de sistemas externos y que, además, fomenten las economías y a los artesanos de la zona y se integren con el entorno. «Sostenibilidad es sinónimo de belleza, y lo que define el valor estético y sostenible de un edificio es que se encuentre en armonía con su diseño, estructura, técnica y uso de materiales, así como en relación con su ubicación, con el entorno, con el usuario y con el contexto sociocultural», explica.

Anna Heringer.

India y Bangladesh son algunas de las zonas que han centrado el trabajo de la arquitecta alemana, en las que ha puesto en práctica sus construcciones con barro y bambú. La escuela rural de METI en la aldea de Rudrapur (Bangladesh) le valió el Premio Aga Khan en 2007, uno de los máximos reconocimientos profesionales a la arquitectura.

Anna Heringer ha trasladado esta filosofía también a Europa, donde emplea materiales como la madera, la fibra, la paja o el cáñamo, de cercanía, en construcciones innovadoras y modernas que además cuentan con altos estándares de eficiencia energética. Hospederías, oficinas, catedrales… Todos ellos con la nota común de implicar a las comunidades locales, como se hacía antaño, cuando eran los propios vecinos los que participaban y ayudaban en las obras de los demás.

El Museo ICO le dedica a la obra de Anna Heringer la exposición Belleza esencial, disponible hasta el de mayo y comisariada por Luis Fernández Galiano, en la que se pueden ver fotografías y maquetas de la obra de la arquitecta alemana. Si necesitas aún más motivos para visitarla, sigue leyendo este reportaje de Mariángeles García en Yorokobu.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.