Crisis climática y ¿sexual?

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Si en la ecuación sofá, peli y mañana, cambiamos esta última por temperaturas superiores a 40º diurnos y a los 25º de noche, seguro que este clásico combo deja de parecernos tan apetecible e insinuante. Mientras algunos expertos afirman que «este verano ha sido probablemente el más fresco de lo que nos quede de vida», si echamos la vista atrás a estos últimos meses, y aún a falta de estudios científicos que lo avalen, la realidad es que, cuando el calor extremo acecha, el roce no hace el cariño.

Este fenómeno ya había sido intuido por algunos estudios científicos durante los últimos años, como este realizado en 2015, que estudió el impacto del cambio climático y la subida de temperaturas en las tasas de natalidad. Los científicos observaron cómo desde 1910 se había producido una reducción en el número de nacimientos nueve meses después de días en los que el termómetro superó los 26 grados. Un factor comportamental coherente. si tenemos en cuenta que como mamíferos nuestro instinto nos lleva a buscar el calor en meses de frío.  

Además de todas las graves consecuencias que la crisis climática ya nos acarrea, nuestra vida sexual -más allá de natalidad o no- puede ser sin duda una de las parcelas que se vean afectadas. Sin duda, un motivo que se suma a todos los que ya tenemos para seguir trabajando para frenar el cambio climático.

Te cuenta más Juanjo Villalba en Yorokobu

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.