Donde hay plantas, hay alegría: qué hay tras el boom del diseño biofílico

Durante el confinamiento, además de hacer deportes, bizcochos y directos de Instagram, surgió una nueva tribu urbana que tenía otros intereses: los apasionados de las plantas. No es casualidad pues, encerrados en casa, nos dimos cuenta de cuánta falta nos hace el contacto con la naturaleza que a veces menospreciamos. Su ausencia podría afectar incluso a nuestra salud: un estudio publicado hace apenas tres años concluye que, por ejemplo, que la salud mental de los niños que han estado expuestos a elementos verdes es mejor con el paso de los años que la de aquellos que no lo han estado.

Aunque a nivel usuario muchos nos dimos cuenta durante el confinamiento, en arquitectura la tradición verde viene de mucho antes. Los orígenes del diseño biofílico se remontan, de hecho, a los años 80, cuando el trabajo del biólogo Edward O. Wilson empezó a estudiar cómo afectaba la ausencia de plantas en las oficinas y otros espacios laborales, pues  se asocia la presencia de plantas a una mayor capacidad de concentración, pero también a una reducción del estrés.

En los últimos años se ha producido una gran explosión de este tipo de diseños: ya no solo las oficinas, sino los restaurantes, tiendas y cualquier rincón exterior e interior de los edificios se ha llenado de verde, y redes como Pinterest o Instagram dan buena cuenta de ello.

Sin embargo, el diseño biofílico es mucho más que llenar el espacio de plantas, e implica abrir los espacios a la luz natural, visibilizar el exterior o hacer, por supuesto, que se establezca una relación más profunda con la naturaleza. «Es una vuelta a reconectarnos con lo natural», explica María Inés Pernas, arquitecta y autora de la guía Lugares públicos de estancia con carácter biofílico.

¿Quieres saber más? Puedes leer aquí el reportaje de Raquel C. Pico en Yorokobu.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.