el club de los raros

El Club de los Raros: el poder de las historias circulares

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Además de una plataforma de compraventa de libros de segunda mano, El Club de los Raros es una red de impacto social gracias a la colaboración con diversos colectivos y organizaciones sin ánimo de lucro.


Nada más entrar en aquella vieja librería, nos llamó la atención un pequeño libro de bolsillo que parecía estar a punto de quedar sepultado por sus voluminosos y amenazantes compañeros de estante. Se trataba de un ejemplar del poemario Marinero en tierra, de Rafael Alberti. Fue impreso en 1966 en Buenos Aires por la histórica Editorial Losada, fundada en 1938 por el español Gonzalo Losada. Era popularmente conocida como ‘la editorial de los exiliados’, porque en ella publicaban Vicente Aleixandre, Pío Baroja, Arturo Barea, Antonio Machado o Federico García Lorca. Aunque no podemos conocer tantos detalles, no menos sugerente es la historia concreta de este frágil ejemplar que tenemos entre las manos. ¿Cómo ha sobrevivido hasta llegar a esta pequeña tienda de Segovia este libro de hojas amarilleadas por el tiempo y con las cubiertas casi despegadas? ¿Quién lo trajo desde miles de kilómetros? ¿Cuánta gente lo ha leído en estos casi sesenta años?

En estos tiempos de consumismo voraz, hasta algo que inspira paz y calma como la literatura parece pensado para consumir rápidamente. Sin embargo, eso choca frontalmente con los límites en cuanto a recursos que sabemos que tiene el planeta y que afecta también al sector del libro. Sobre esta cuestión de la sostenibilidad en materia de producción de libros, hay quienes piensan que la solución al problema pasa inevitablemente por enterrar el papel y apostar por el libro electrónico. Pero la realidad es compleja y tiene otras y complicadas aristas. De hecho, según datos de Ecoembes, la producción de libros electrónicos no está exenta de inconvenientes. Por ejemplo:

  • Requieren la extracción de 15 kilos de minerales. Sin embargo, un libro de papel consume aproximadamente unos 300 gramos de minerales.
  • La fabricación de los libros de papel emite 100 veces menos gases de efecto invernadero que un libro electrónico.
  • De media se necesitan 79 litros de agua para producir sus sistemas de cableado y baterías.

Cierto es que a través de un ebook se pueden leer cientos o tal vez miles de obras. De hecho, según el propio informe, «el ebook es más ecológico a partir de un hábito de lectura de más de 20 libros al año. Por lo que en caso contrario, la opción más respetuosa con el medioambiente sería el formato papel». Además, obsolescencia programada mediante, ¿durará un libro electrónico 60 años, como el ejemplar que nos encontramos en la librería? Probablemente no.

Las mil vidas que caben en los libros

Fuera del debate digital o en papel, están los que apuestan por una tercera vía. El emprendedor sevillano Ginés Haro es uno de ellos. Junto a su socia, la abogada y gerente de la Fundación Inquietarte, María Gómez, ha fundado El Club de Los Raros, un proyecto de librería online de segunda mano que va mucho más allá de un mero intercambio circular de libros.

Para ellos, la solución pasa por aplicar la economía circular al ámbito de la cultura. «Como sabemos, uno de los mensajes principales de la economía circular es que lo importante no es la posesión de las cosas, sino el uso que les damos. En este sentido, queremos rescatar libros para dar una segunda vida a obras literarias que vale la pena leer, y que a menudo se quedan abandonadas durante años en cajas y estanterías», explica Haro.

«Es muy sencillo: si necesitamos un libro en concreto y resulta que está disponible en El Club de los Raros, no será necesario editar de nuevo ese libro, ni física ni digitalmente, para hacernos con él», añade. El Club de los Raros cuenta ya, gracias a donaciones de instituciones y particulares, con un depósito de más de 10.000 ejemplares en buen estado de conservación y de todo tipo de temáticas: ficción criminal, autobiografías de famosos, literatura clásica, best sellers

Pero este proyecto no quiere convertirse simplemente en una librería digital de segunda mano. Otro de los objetivos fundamentales de El Club de Los Raros es servir de herramienta de financiación para proyectos sociales. Para ello, están asociándose con otras organizaciones como la ONG andaluza Madre Coraje. En las instalaciones físicas de dicha entidad ha situado El Club de los Raros su almacén de libros. «A cambio, donaremos un porcentaje de cada libro vendido a la ONG», destaca Haro.

Su alianza está teniendo impacto. Madre Coraje acaba de celebrar además el envío de su contenedor número 500 de ayuda humanitaria, todo un hito en sus treinta años de historia. Estos contenedores han sido destinados a comunidades empobrecidas de Perú y de Mozambique. En total, ocho millones de kilos de alimentos, juguetes, libros, material sanitario y escolar para casi dos millones y medio de personas beneficiarias.

También se han enviado jabones artesanales elaborados a partir del aceite que recoge la propia ONG. «El 80% por ciento de nuestros fondos proceden de la gestión de residuos», señala Jesús Mula, responsable de Promoción de Madre Coraje. Concretamente, se dedican al reciclaje de ropa y aceite usados. Actividad a la que van a unir ahora la reutilización de libros de la mano de El Club de los Raros.

Otra de las organizaciones con las que colabora El Club de los Raros es la delegación andaluza del estudio de diseño La Casa de Carlota, que destaca por emplear como creativos a personas con síndrome de Down, autismo o esquizofrenia, entre otras situaciones de diversidad funcional. Según la gerente, Raquel Maireles, «estos chicos están aquí porque tienen talento, creatividad y muchas cosas que aportar desde su visión del mundo». La alta calidad de sus trabajos ya ha sido reconocida por clientes de la talla de Caixabank, Nestlé, la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona o la Junta de Andalucía.

Que su voz no muera en tierra

El Club de los Raros está dando estos días sus primeros pasos con una campaña de crowdfunding que permite a quienes participan «adoptar», es decir, precomprar, alguno de los más de 10.000 libros rescatados que contiene el catálogo y que estarán disponibles en la futura plataforma digital que verá la luz a lo largo del primer trimestre del próximo año.

Ginés Haro, durante una presentación de El Club de los Raros.

De dicha campaña también se benefician las entidades amigas de la futura librería online. Además del porcentaje mencionado para Madre Coraje, una de las recompensas es la camiseta Planeta te quiero diseñada por La Casa de Carlota. Otra de las recompensas es la contribución al bosque de El Club de los Raros, del que se encargará Retree, empresa dedicada a plantar árboles para contribuir a la captura de CO2, la creación de empleo rural y la lucha contra la desertización.

En definitiva, hablamos de historia, cultura, solidaridad, sostenibilidad, diversidad, inclusión, empleo… todo esto es lo que nos pueden contar las nuevas vidas de los libros rescatados del olvido y puestos de nuevo en circulación. «Si mi voz muriera en tierra, / llevadla al nivel del mar / y dejadla en la ribera…», escribía Alberti en el ejemplar hallado en esa pequeña librería. Lanzando al mar mensajes como los de El Club de los Raros, conseguimos que sus historias sigan viviendo a través de sus nuevos lectores. Al mismo tiempo, escribimos entre todas las personas otro bello poema de amor a la naturaleza y la cultura.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.