Greenwashing: qué es y cómo desenmascararlo para siempre

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Día a día jugamos un importante papel como consumidores. Las empresas se empeñan es estudiar nuestras costumbres, usos y preferencias para adaptar sus productos a nuestros comportamientos y atraernos hacia sus marcas. Este poder como consumidores posiciona de forma directa nuestros intereses en prioridades para las empresas.

Un claro ejemplo de ello es la creciente consciencia ambiental; el cuidado del planeta es una importante preocupación social y un punto cada vez más valorado en las dinámicas de una compañía. De esta demanda de los consumidores nace el greenwashing, lavado verde o ecoblanqueo, una táctica comercial que consiste en que una empresa u organismo se muestren respetuosos con el medioambiente, cuando realmente no lo son.

Las red flags del ecoblanqueo

No es fácil reconocer hasta qué punto una empresa dirige su desempeño según criterios sostenibles y respetuosos con el medioambiente. Sin embargo, existen algunas señales que pueden servirnos de guía para ponernos en alerta ante un posible caso de greenwashing.

  • Información imprecisa y afirmaciones genéricas que no aportan información detallada sobre las acciones emprendida y, en su lugar, solo representan frases vacía.
  • Anunciar los productos con colores verdes o imágenes sugerentes para acercarnos a la idea de naturaleza sin, de nuevo, detallar qué condiciones están detrás de la producción de sus productos.
  • Publicidad explícitamente interesada en promover una imagen propia verde. Las empresas que más contaminan y que mayor poder tienen suelen ser las más interesadas en limpiar su imagen en su publicidad o patrocinar eventos verdes.
  • Sellos ecológicos no homologados o creados por ellos mismos.
  • Emplear una jerga técnica incomprensible para el consumidor corriente.

El greenwashing no solo supone una práctica que pone trabas a un desarrollo y crecimiento sostenible, sino que afecta en primer término a la credibilidad de las empresas y su reputación, perdiendo la confianza de los consumidores y en detrimento de sus ventas y futuro comercial.

Te cuenta más Carmen Lago en Yorokobu.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.