newsletters

Newsletters para estar informado (y a la última) este otoño

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Si ahora parece que todo el mundo tiene un podcast, casi todo el mundo tiene un boletín. En la variedad está el gusto: puedes encontrar newsletters que te ayuden a estar al día, que te hagan pensar o que te diviertan. Aquí van algunas de las que recibimos en nuestro Igluu –y que nos encantan–.


Son las ocho y algo de la mañana. Acabas de llegar a la oficina y tienes todavía el café en la mano. Te plantas delante de la pantalla y, entre todos los correos electrónicos que se apilan en tu bandeja de entrada, hay unos cuantos que destacan: las newsletters, esos correos que, cada cierto tiempo, se adueñan de las notificaciones. A algunas quizás ni recuerdes cuándo te suscribiste o quién lo hizo por ti y de otras te has hecho tan fan que leerlas se ha convertido en uno de los momentos más esperados de la semana.

Si los podcast han sido un boom en el formato audiovisual, se puede decir que las newsletters –o ‘boletines’, como nos aconseja la Fundéu, aunque pocos lo utilicen– serían su equivalente en formato periodístico, artístico o puramente de marketing. Sobre todo en la era pandémica y post pandémica, en la que el consumo digital se disparó, creadores, medios y tiendas se apuntaron a este formato. De hecho, diferentes plataformas centradas en marketing como MailerLite definieron 2021 como el año de las newsletters. Los datos del incremento de las tasas de lectura –que, por ejemplo en el caso de la revista Time subió al 70%– les dieron la razón.

Muchos medios han puesto la pelota en el tejado del lector, que decide qué es lo que quiere recibir: boletines de secciones, de actualidad, los análisis de un periodista en concreto… Un ejemplo es El País, que en paralelo a la implantación del modelo de suscripción ha desplegado una gran red de newsletters en casi todos los formatos escritos que van desde los boletines de mañana y tarde con noticias destacadas al editorial de su directora Pepa Bueno, pasando por otras tan personales como la newsletter de datos de Kiko Llaneras, la que firma Javier Salas junto a la redacción de Materia  o Maravillosa jugada, en la que Leontxo García habla de ajedrez todas las semanas. Sin embargo, no solo de grandes medios que quieren segmentar sus audiencias viven las newsletters. Este tipo de boletines también sirven a los periodistas independientes o a los creadores para conectar con su comunidad o incluso para que sean los propios lectores quienes sostengan económicamente el proyecto.

Ahí fuera hay boletines para todos los gustos e intereses, de los más genéricos a los más específicos. Si hace unos meses te recomendábamos algunas iniciativas de periodismo en positivo, hoy aquí te dejamos algunas de las que llegan a nuestra bandeja de entrada con temas variopintos, pero nos encantaría leer tus recomendaciones. ¿Te animas?

Para estar informado de un vistazo

Como escribíamos antes, fuera de los grandes medios también hay ejemplos de periodistas que usan este tipo de formatos para hacer su propia selección de contenidos y noticias para sus suscriptores.

Para muestra, la Kloshletter, el boletín que la periodista Charo Marcos envía de lunes a viernes a eso de las siete de la mañana. En ella, hace una selección especial de cinco noticias relevantes basándose en medios nacionales e internacionales, así como un artículo en profundidad y recomendaciones en su edición de los viernes. Se considera la primera newsletter independiente de información general en editarse en España y ha tenido tanto éxito –con más de 25.000 suscritos– que decidieron hacer también un podcast, AM, que resume las principales noticias del día en cinco minutos.

El también periodista Emilio Doménech opta por ese formato en La Wikly, una newsletter en la que él –y su compañera Anita Pereyra– hablan desde Nueva York de política norteamericana, cultura, innovación y geopolítica. Aunque la versión gratuita se publica cada lunes y cada viernes, mantienen una versión premium con más contenidos exclusivos a lo largo de la semana y acceso, por ejemplo, a un servidor privado de Discord llamado Maricopa Land donde sus seguidores comentan con ellos la actualidad.

Para saber más de medio ambiente y emergencia climática

Si la emergencia climática está cada vez más presente en las conversaciones –ya es la primera preocupación de los europeos, según el Parlamento Europeo–, también es un tema presente en muchas newsletters generalistas, de las secciones climáticas de medios de comunicación y de periodistas especializados.

Una de ellas es Planeta Mauna Loa, el volcánico boletín semanal lanzado por Tania Alonso y Juan F. Samaniego, dos periodistas especializados en medio ambiente. En su newsletter, abordan la emergencia climática huyendo del alarmismo con una perspectiva positiva y enfoque global. Por ejemplo, en su última entrega hablaban de la crisis energética de Puerto Rico hablando del reguetón climático y del último videoclip de Bad Bunny.

Con más de un cuarto de siglo de experiencia medio ambiental, Toni Ulled Nadal lanzó la BeeLetter para compartir noticias destacadas en materia climática, entrevistas breves y datos curiosos. En ella, cada viernes selecciona, edita y resume noticias y reportajes de medios destacados en materia de biodiversidad, ecología y medio ambiente… y también hace recomendaciones de libros, pelis y series para reflexionar acerca del mundo en que habitamos.

Para refrescar la mente con literatura

Fuera de la urgencia de la actualidad, este tipo de formatos también son una gran plataforma para los creadores y artistas que quieren acercarse a su comunidad de fieles, dirigiéndose a ellos de tú a tú y con una forma más ‘privada’ o personal que las redes sociales.

Un ejemplo podrían ser las cartas que la escritora María Sánchez envía en su madriguera.  Sin periodicidad fija, en estos correos –que se agrupan bajo series con nombres tan sugerentes piedras, esporas, mantos o pájaros– la autora deja pequeños relatos cotidianos con su estilo personalísimo, y a veces también fotos para ilustrarlos. «En cierta forma, somos hermanos de mismas costumbres, pero con imágenes y palabras, ellos ensartan sus presas grandes en pequeñas ramas de espinos, así almacenan la comida. ¿No dejan de ser estas cartas y las libretas donde escribo rápido y mal una despensa de la que algún día se alimentará la palabra?», escribía en una de sus últimas cartas.

El periodista y comunicador Federico Rosso también comparte sus relatos breves a través de Microdosis de Ficción, unos relatos breves –que tampoco tienen periodicidad fija– en los que puedes sumergirte, en apenas unas pocas líneas, en un imaginario literario que abarca de Putin a Pink Floyd pasando por sus vecinos o las personas con quien comparte parada de autobús.

Para permitirse un poquito de hedonismo

En un momento en el que la actualidad informativa no invita, por desgracia, ni a la calma ni al optimismo, hay algunos boletines que traen un poco de necesario hedonismo a nuestra bandeja de entrada. Y, entre mails urgentes y noticias feas, nunca está de más.

En este campo tenemos Nada importa, la newsletter de Jesús Terrés, autor del libro homónimo e influencer gastronómico, cultural y de viajes. En ellas, comparte sus reflexiones y lugares secretos desde cualquier parte del mundo, trufadas de un montón de referencias culturales y citas para pensar. En su versión de pago – que, por seis euros mensuales, incluye Claves, Correspondencias y el podcast Diarios de viaje–, los boletines se amplían en cantidad y formato. Su declaración de intenciones: «Emborracharse de vida. Descubrir (no es fácil) que no está todo dicho. Poner un granito de arena a eso de cambiar el mundo. Dejar de tener miedo».

Para los amantes de la arquitectura, recomendamos El Club de la Cabaña, un boletín que llega cada jueves puntual a tu bandeja de entrada invitándote a perderte en lugares recónditos, ideales y rodeados de silencio. En ella, la periodista Eva Morell hace unos sugerentes viajes por cabañas de todo el mundo, hablando de su construcción, de lo que las rodea… Una newsletter llena de contenido sugerente para teletransportarte a lugares silenciosos, de momento, a través de la pantalla.

La también periodista Beatriz Serrano, además de la conductora de Arsénico Caviar, es la autora de Massolit 101, un boletín que no tiene periodicidad fija –de hecho, su última publicación es de hace ya unos meses– y en la que, con la excusa de hablar de un libro, acaba firmando textos que van sobre muchas más cosas que literatura. Una evasión que abarca historias personales, reflexiones, mucha cultura y un toque de ligereza.

Para saber un poco de todo (y para reírse)

Si este tipo de formato lo utilizamos para evadirnos, también podemos usarlos para aprender y divertirnos. Los apasionados de las marcas conocen bien a Fernando de Córdoba, más conocido como @gamusino, que envía una vez a la semana su Marca por hombro, un boletín en el que habla de branding para todo el mundo, con mucha curiosidad y referencias audiovisuales muy populares y reconocibles.

De periodismo, comunicación, sociedad, política y mucho más habla Borja Ventura en Une los puntos, una newsletter de temática variada en la que abarca aspectos tan distintos como qué pasaría con nosotros si las plataformas en las que escribimos desaparecieran, por qué guardamos tantas cosas –y qué hacemos con ellas– o qué ha pasado con el procés.

Para terminar con humor, la incertidumbre y el cansancio generacional que flota en el ambiente también tiene su newsletter y se llama What a week – FAQAdulting. Se trata de un proyecto de los periodistas Beatriz Lara y Julio de Manuel –que también habla de encuestas en La Dataquería– en la que diseccionan diferentes temas de la actualidad desde una perspectiva muy millenial, divulgativa y divertida. ¿Quién no quiere hablar de precariedad, de ansiedad o del FOMO en tiempos de la hiperproducrividad laboral con bien de memes y referencias a Los Simpson?

Un enorme abanico de opciones para suscribirte y llenar tu bandeja de entrada de algo más que no sean reuniones de trabajo. ¡Ah! Por supuesto, como fans de las newsletters, nosotros también tenemos una: te esperamos en nuestras Cartas polares.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Igluu, con su consentimiento, tratará sus datos para enviarle la newsletter. Para el envío se utiliza MailChimp, ubicado fuera de la UE pero acogido en US EU Privacy Shield. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o limitación, entre otros, según indicamos en nuestra Política de privacidad.